martes, 22 de marzo de 2011

Camino de Jinama - Camino de San Salvador

Desde la Iglesia de Candelaria, en Frontera, parte el precioso camino PR EH 8. La historia de éste es como la de muchos en nuestras islas, la necesidad de ir de un lado a otro de la isla.
Se le conoce como la ruta de las mudadas, puesto que varias veces al año los habitantes de San Andrés e Isora lo usaban para ir al Golfo, a vendimiar, a plantar o coger papas, etc... y llevaban consigo todo tipo de enseres y animales. Dejo dos enlaces que explican muy bien toda la historia parte 1 y parte 2 Mi descripción no tiene tantos detalles como la de los enlaces, por eso recomiendo su lectura a todo el que vaya a hacer este camino.

En el inicio, detrás de la iglesia, se encuentra el bonito Campanario de Joapira visible desde casi cualquier punto de Frontera, lo que nos servirá para situar el "comienzo" del Camino de Jinama. Como en todos lados de la isla, el recorrido se encuentra muy bien señalizado. Justo enfrente de la iglesia se toma una dura cuesta de asfalto que después de unos 500 m da paso al empedrado que nos acompañará en casi todo el camino. Aconsejo hacerlo de subida si el día está lluvioso o húmedo ya que se vuelve muy resbaladizo, incluso subiendo resbalaba.


Camino de Jinama
Una vez más pudimos comprobar lo frondosa que era la isla en algunas partes, un manto verde hacía imposible adivinar el camino desde abajo. A medida que subes se van encontrando todo tipo de plantas y árboles de gran porte, como el pino de la foto anterior, o los grandes mocanes, el de la Sombra o el de los Cochinos, éste último tiene ese nombre porque en las raíces que tiene al descubierto se amarraban dichos animales durante las mudadas.

Camino de Jinama
En muchos puntos la espesura de la vegetación nos envuelve por completo viendo únicamente el camino por el que discurrimos. Creo que todos estábamos auténticamente cautivados por la belleza del entorno. El camino te va enganchando con los diferentes carteles que dan nombre a cada lugar, con cada planta, cada árbol. La llegada a un pequeño mirador, llamado el Miradero, merece una buena parada para reponer fuerzas y ver todo el valle de El Golfo, los Roques Salmor, el punto de partida y toda la costa en general. Es algo digno de ver, si van a El Hierro no dejen de hacer este camino.

El Miradero - Camino de Jinama
Entre rincón y rincón, foto y foto ni nos damos cuenta de que subimos rápido, vamos dejando atrás la laurisilva a medida que avanzamos. La última parte tiene unas vallas de madera para dar mayor seguridad al camino. La recta final nos lleva a través de un bonito arco de madera de sabina a la ermita de la Virgen de la Caridad y al Mirador de Jinama. Desde aquí hay unas vistas espectaculares de todo el Golfo, aunque ya el mar de nubes nos había quitado ese placer parcialmente.

Camino de Jinama
A partir del mirador tomamos la carretera y en los dos cruces que se nos presentan tomamos a la derecha, en dirección hacia Frontera. A nuestra izquierda está el GR 131 más conocido como Camino de la Virgen ya que es el que se usa en la bajada de la Virgen de los Reyes y por el cual debemos seguir. La zona ya es toda llana, con escasa vegetación y zonas de picón. Siguiendo las indicaciones se llega sin problema a un pequeño grupo de pinos para luego cruzar la carretera y empezar el desnivel nuevamente. Durante el camino podremos encontrar varios miradores aunque la niebla ya no nos permite ver nada.

Llegamos al Bailadero de las Brujas, nombre y lugar singular ya que los pinos presentan un aspecto desolador, algunos pelados, otros secos, partidos. Cuando menos parece que el nombre va con el lugar. Nuevamente la vegetación vuelve a cambiar y nos vemos paseando entre árboles llenos de musgo, pero lo mejor de esta parte estaba por llegar en los caminos de la Llanía. Otro bosque de Laurisilva, tan frondoso y húmedo como las laderas del Camino de Jinama, mezclado con algunos ejemplares de pinos realmente viejos, por su altura y su grosor, nos da la bienvenida. Daban ganas de quedarse allí.

La Llanía
Hay que estar atentos al desvío, ya que hay tres caminos circulares de diferentes longitudes, si no queremos llegar al punto de partida de alguno de ellos. Al cruzar la carretera el camino que lleva a la Ermita de San Salvador no está claro del todo ya que discurre en una ladera sobre picón. En unos minutos llegamos a dicha ermita, un lugar solitario pero con encanto como toda la isla. Parece estar excavada en el risco y los cantos visibles hechos del mismo picón que tantas veces hemos sorteado durante este recorrido.

Ermita de San Salvador
A unos metros está la carretera que lleva a Frontera y que también hemos cruzado varias veces durante el día. Seguimos de frente y nos metemos de lleno en el Camino de San Salvador. Como describir este camino, después de todo lo dicho, espectacular creo que sería la palabra más repetida para todo este pateo. Nuevamente entre fayas, brezos, helechos, musgos... bajamos por un camino con fuerte desnivel siguiendo siempre rectos y siguiendo las diferentes señales. Este camino no se recomienda hacerlo de subida debido al fuerte desnivel que presenta, hasta frenarse bajando costaba, siendo mejor, algunas veces, dejarse llevar y trotar ligeramente para no forzar las rodillas.

Camino de San Salvador
Al llegar a la segunda carretera de asfalto deberemos girar a la derecha hasta que confluya con el inicio del Camino de Jinama. Una vez aquí bajaremos nuevamente hasta el punto de partida.
Para realizar esta circular recomiendo llevar un libro de referencia (usamos el mismo que se ve en la foto) y, a ser posible, la ruta grabada en el gps. Nosotros no guiamos por ésta, que salvo la última parte, que tomamos la carretera para llegar al punto de inicio, fue la que hicimos. La duración es de unas 7 u 8 horas con muchas paradas y a un ritmo suave.

Para rematar subimos al campanario y, ya en coche, nos dirigimos al Charco Azul y terminamos dándonos un baño reparador en otro bonito rincón de esta isla tan llena de detalles.

Charco Azul - El Hierro
Las fotos, para no variar, son cosa de Martín y David. Vaya tocho, aún así se quedaron muchos detalles y fotos atrás.
Dejo un vídeo del programa "Aulaga Senderos del Atlántico" en el que hicieron el Camino de Jinama pero bajando en vez de en ascenso como nosotros.

2 comentarios:

rayco dijo...

y que ni tú ni David me lleven a esos sitios...que cabrones

Toni dijo...

Jajajaja ni que David o yo supiéramos que tú quieres ir jajaja

Saludos ;)