miércoles, 22 de julio de 2015

Degollada de Tasartico - Montaña de Horgazales - Los Cedros - La Aldea

Comienzo del camino junto al torreón
Caminar por la crestería de el macizo de Guguy o Güigüi, que une la Degollada de Tasartico con la Montaña de los Cedros, es una de las aventuras más bonitas y duras de Gran Canaria.
Esta zona es parte de la Reserva de la Biosfera y por lo tanto hay que ser bastante respetuosos con el entorno, más aún de lo habitual.

Esta ruta no discurre por caminos propiamente dichos, salvo algo en el inicio y la parte final, el resto son andenes, aristas y caminillos de cabras en los que cabe un pie y poco más.

Desde la Degollada de Tasártico caminaremos en dirección al torreón, primera foto, para seguir una vereda que tiende a irse hacia la izquierda.  Debemos tomar como referencia el barranquillo que baja de los picos que se ven arriba del todo. Entre cardones, tabaibas y verodes se va ascendiendo poco a poco, en algunos sitios hay mojones o está muy pisado pero es fácil desviarse del recorrido.



Vista de la Montaña de Aslobas o Lobas
Vista de la Degollada de Tasartico



















Una vez casi arriba, después de una ascensión durilla, hay que virar ligeramente a la derecha hacia un mojón grande cerca de unos peñascos. Durante un buen rato se continua por un sendero más o menos decente. Desde aquí ya se puede ver El Castillete y detrás la Montaña de los Horgazales u Hogarzales o de los Hogarzos.




Nos adentramos en un cardonal y avanzamos hacia nuestro primer destino alternado pequeñas bajadas y subidas para salvar los barranquillos, pero con clara intención de ascender hacia las aristas que vemos enfrente, sin la ruta en GPS o alguien que conozca la zona es difícil realizar esta travesía.  Una vez en la divisoria podemos apreciar las bonitas vistas de la Aldea de San Nicolás.
Proseguiremos por el filo de la montaña, usando las manos a menudo para poder progresar. En una parte vemos un montículo de piedras a forma de escalón, buena referencia para saber que estamos en el camino correcto.

Dama de Gran Canaria
Dama de Gran Canaria


Vistas de la Aldea de San Nicolás
Vistas de la Aldea de San Nicolás


Llegamos a un andén, continuamos por la izquierda de El Castillete, después de un rato caminando por dicho andén, hay que subir a otro superior y seguir caminando hacia la izquierda por la misma vertiente. Al poco nos encontramos con una especie de solapón desde donde veremos perfectamente la montaña de Lobas o Aslobas. También es un buen lugar para reponer fuerzas.
Digamos que si hasta aquí había algo parecido a un camino, a partir de aquí empeora aún más, en ciertas zonas la vegetación ha crecido y entorpece bastante el avance. Se debe tener cuidado en no pisar ni romper ninguna planta, recordemos que estamos en una Reserva de la Biosfera.


Montaña de Aslobas o Lobas
Montaña de Aslobas o Lobas

Después del merecido descanso, retomamos la marcha. Caminamos manteniendo la altura, esta zona tiene bastante vegetación y restos de rocas de obsidiana. Un poco antes de girar hacia otra de las paredes de la montaña, tenemos que subir por ella usando bastante las manos por donde mejor lo vea cada uno. Hay sitios muy asequibles aunque siempre con precaución. Pasamos por zonas con curiosas formaciones rocosas, bastante bonitas en general.

Lo que creemos que es obsidiana



Poco a poco ascendemos, alcanzamos una primera explanada y nos asomamos a la derecha a un mirador natural. Volvemos sobre nuestros pasos y cogemos ladera arriba, aquí hay que prestar atención puesto que hay algún senderillo de cabras que nos lleva muy a la izquierda.

Llegamos a otro llano y tenemos unas vistas increíbles de El Teide y la Montaña de Aslobas.
Apreciamos los perfectos círculos de piedra realizados en el suelo por los aborígenes, de los que no se conoce a ciencia cierta su utilidad para los antiguos pobladores de la isla. Mucho respeto por este lugar, tiene un valor incalculable. Se aprecian los bonitos horgazos florecidos, o Jaras, que dan nombre a la montaña. Un lugar sin duda mágico, ojalá siga así por mucho tiempo.


El Teide
El Teide desde la montaña de Horgazales

Montaña de Horgazales
Construcciones aborígenes en la montaña de Horgazales

Horgazo
Horgazo o Jara

Nos desviamos ligeramente a la derecha para observar las antiguas minas de obsidiana excavadas por los aborígenes. Después de echar un vistazo, subimos torciendo a la izquierda hasta llegar a uno de los sitios más apasionante de la ruta. Si hasta aquí te ha parecido algo complicado, da la vuelta y vuelve por donde has venido, pero sin pensarlo dos veces. Ahora comienza la parte difícil de verdad, fuera de camino, aristas por las que no parece posible que haya camino o se pueda bajar, restos de senderillos de cabras en los que apenas cabe un pie y si te caes no lo cuentas. ¿Parece exagerado? según para quién, hay gente que me ha dicho que por mucha experiencia que se tenga eso es de locos, en fin, para otros es un lugar sin sendero pero por el que se puede avanzar relativamente bien, sin más. Eso va en las ganas de aventura o exposición al riesgo de cada uno supongo.


Minas de obsidiana en la Montaña de Horgazales
Minas de obsidiana en la Montaña de Horgazales

Minas de obsidiana en la Montaña de Horgazales
Minas de obsidiana en la Montaña de Horgazales

Minas de obsidiana en la Montaña de Horgazales
Minas de obsidiana en la Montaña de Horgazales

Los Cedros al fondo
Arista por la que hay que ir. Los Cedros al fondo
A partir de aquí no voy a describir prácticamente nada el camino, solo sensaciones, curiosidades y fotos.
Hay que bajar por donde se pueda, por donde cada uno se sienta más seguro, muchas veces había que poner el trasero en el suelo, bajar uno e ir pasando las mochilas de los otros, etc... Como cada cual crea que es lo mejor. Descendemos con cuidado por la arista, hay incluso un paso muy estrecho que es alucinante, salvando las distancias, me recordó al "Paso de Mahoma" en el Aneto. Una vez abajo, echamos la vista atrás y parece inverosímil que vengamos de ahí. Esta zona es la Degollada de las Piletas.

Montaña de Los Cedros al fondo
Montaña de Los Cedros al fondo

Hay gente ahí aunque no lo parezca

Montaña de Horgazales
Montaña de Horgazales

Montaña de Horgazales
Montaña de Horgazales

Se aumenta altura y se continua por la otra cara de la montaña, la parte que da para la Aldea de San Nicolás, pasaremos por la Montaña de Pajaritos y los Andenes Negros. Aunque ya lo he dicho lo repito nuevamente, en muchas partes de estos andenes no hay sendero, hay una vereda de cabras, por así llamarla, en la que solo cabe un pie.


Andén


Montaña de los Cedros a la derecha

Ignimbritas
Ignimbritas
Se desciende hasta la Degollada de los Corchos, después de un rato subimos hasta la Montaña de los Cedros, por donde se pueda o marque la ruta si la llevamos en GPS. Cabe destacar que en esta zona que hemos recorrido y donde nos encontramos ahora mismo se desarrolla un proyecto financiado por la Unión Europea denominado Life Guguy. Se plantarán más de 40.000 cedros, pinos, sabinas, acebuches,  brezos y laureles. Para que estos árboles se puedan desarrollar se han eliminado, o se está en ello, las cabras que andan libremente por la zona. Aquí son visibles los depósitos de agua para el riego, ojalá resulte y lo vea hecho realidad.


Montaña de los Cedros
Montaña de los Cedros


Echando la vista atrás a lo caminado

Montaña de los Cedros
Montaña de los Cedros

Montaña de Horgazales al fondo desde la Montaña de los Cedros

Desde aquí seguimos sin camino y bajamos por la arista de la montaña, ayudándonos de las manos en muchos puntos, bonitas vistas de El Teide y Amurgar y todas las montañas y barrancos de alrededor. Continuamos en dirección hacia la Degollada
de Guguy Chico y luego hacia la Degollada del Peñón Bermejo, aunque sin llegar realmente a ésta última ya que hay un veredilla difuminada que baja entre un monte de Cerrajones Comunes.


Bajada desde la Montaña de los Cedros
Bajada desde la Montaña de los Cedros
Bajada desde la Montaña de los Cedros
Bajada desde la Montaña de los Cedros
 
Salvia blanca
Amurgar a la derecha
Amurgar a la derecha, no se aprecia El Teide


Cerrajones comunes
Cerrajones comunes
Bajada entre los Cerrajones comunes



















Llegaremos al camino que va a de la Aldea de San Nicolás hasta Güigüi, giramos a la derecha y caminaremos durante tres kilómetros más hasta Cuermeja. Hay que estar físicamente bien para hacer esta ruta, incluso los últimos kilómetros por sendero se hacen algo pesados después de tanto campo a través.

Camino a Güigüi desde Cuermeja
Camino a Güigüi desde Cuermeja


Inicio del camino a Güigüi en Cuermeja
Inicio del camino a Güigüi en Cuermeja

Macizo de Guguy con Horgazales
Panorámica de parte de la Aldea de S. Nicolás y parte del Macizo de Guguy con Horgazales como punto más alto
 
Sin duda uno de los sitios más bonitos y más duros de Gran Canaria por los que he caminado, una espinita que me quité haciendo esta crestería. Gracias a los compañeros de fatiga por realizar la ruta juntos.


Datos de la ruta:
- Distancia: 11 km.
- Duración: 9 horas con varias paradas y a un ritmo bajo.
- Dificultad:  Muy alta.
- Recomendaciones:  Ruta campo a través, no ir si se tiene vértigo o poco aguante, en muchos puntos hay que usar las manos. Evitar días lluviosos, con mucho calor o viento. Llevar calzado y ropa cómoda.
- Fuentes consultadas: camino Montaña de Horgazales de Infonortedigital.

2 comentarios:

Mª de los Ángeles dijo...

arggggg,,,, qué envidia!! Que ruta más chula

Antonio Vera dijo...

Jejeje siento que no pudieras ir. Está muy chula, merece la pena sufrir un poco para hacerla. Ya tocará ya, gracias por el track que me mandaste, lo seguí y nos fue de lujo ;)