miércoles, 15 de febrero de 2017

Mesa del Junquillo circular con ascensión

Después de hacer muchos pateos relativamente cercanos y verla desde la distancia al fin subimos a la Mesa del Junquillo. Supongo que casi todo el mundo que recorre esta zona, llena de profundos barrancos, roques y bastante solitaria, siente que está en una de las zonas más salvajes, recónditas y bonitas de Gran Canaria.

Esta no es una ruta de senderismo al uso, no se la recomiendo a quien no esté bastante preparado. Llegar a la Casa del Pastor o Casa del Junquillo es relativamente fácil aunque el camino es por zonas estrechas y tiene algún que otro desprendimiento que hay que salvar. La subida se va complicando, haciendo campos a través siguiendo mojones y alguna que otra trepada fácil para quien este acostumbrado a este tipo de cosas. Una vez en lo alto, aunque no hay camino, es muy fácil. Lo peor en esta ruta fue la bajada, poniendo el trasero al suelo y ayudándonos con las manos, confiando en la adherencia de la roca seca, en mojado no podríamos haberlo hecho por ahí. Un poco a la derecha seguramente era más fácil, pero decidimos bajar por donde lo hicimos porque vimos que era posible.




A unos dos kilómetros aproximadamente después de pasar el Carrizal de Tejeda hay un apartadero donde dejar el coche. Hay algún sitio donde aparcar más cerca, pero veníamos a caminar y no era mucho más lejos. Seguimos por la carretera de las presas en dirección a La Aldea. El comienzo del sendero no está muy claro hay que estar atentos a un pequeño desvío en forma de subida a mano izquierda. Como dije al inicio, el camino por partes es estrecho, hay vegetación o hay algún pequeño desprendimiento. En líneas generales se puede pasar relativamente bien. Se podría decir que con pequeñas bajadas y subidas el camino va manteniendo la altura por un andén.





 A nuestra derecha dejamos atrás las vistas del Roque Nublo, Roque Bentayga y el Roque Palmés. También vemos la Mesa de Acusa y la Montaña de Altavista, uno de esos pateos relativamente cercanos en los que admirábamos la Mesa del Junquillo con deseo de ascender a su cima. Después de un poco más de una hora y dos kilómetros y poco por este camino llegamos a la bonita Casa del Junquillo o Casa del Pastor, atrás hemos dejado el desvío para la subida que retomaremos más tarde. La casa merece una visita, sin lugar a dudas un sitio apartado con maravillosas vistas a su alrededor. Justo debajo está la presa de Siberio y un sinfín de barrancos y montañas, un paisaje realmente hermoso, al menos para mí. Es un buen lugar para reponer fuerzas.














Volvemos sobre nuestros pasos hasta encontrar junto al camino los mojones. Hay que buscarse un poco la vida para ver los mojones y el desvío que tira hacia arriba de frente y luego haciendo zig zags para salvar la pendiente de una forma más suave. La vegetación, al ir en invierno había bastante hierba, nos impedía seguir algún rastro de otras personas. Así que no había más remedio que intentar ver algún mojón. Se pasa cerca de un risco peculiar con bastantes agujeros y una cueva con un muro de piedras secas. Si se está atento ese muro se ve incluso desde la casa, si no recuerdo mal. En algunos puntos no se grabó muy bien la ruta así que hay que ir atentos a los mojones, un poco de intuición, ver las fotos y seguir hasta que demos con un punto donde la ruta se pueda seguir bien.






Otra buena referencia es una piedra redonda solitaria que está al borde del risco y justo detrás se ve la Montaña de Altavista. Hay que dirigirse hasta ella. A mano derecha hay una espectacular caída y unas buenas vistas del risco. Por alguno de esos andenes hemos venido, cuesta apreciar el camino y eso que lo andamos hace nada. Hay que volver atrás unos metros, veremos algún mojón pero por prácticamente todos los sitios que vimos había que usar las manos aunque sea un poco.




El ascenso es algo duro por lo vertical que es. Subimos en adherencia, como se suele decir, por un risco pelado pero que agarra muy bien en seco, en mojado no sé si lo haría tanto. Se pasa cerca de algunas formaciones rocosas o cuevas curiosas. Después de unos minutos llegamos a un bonito andén, giramos a la izquierda. Parece un camino hecho a mano, continua un rato pero al poco de pasar una curva pronunciada volvemos a subir a la derecha y lo abandonamos a nuestro pesar. Un nuevo ascenso duro, primero por risco, luego alguna parte con vegetación y una última subiendo a la derecha por el filo de la montaña por risco y piedras sueltas. Esta parte es muy difícil de explicar, hay que llevar la ruta en el GPS o en el móvil, arriesgarse a no pasarte ningún mojón o buscarse la vida, no recomiendo esto último evidentemente.











Una vez arriba nos asomamos al borde para ver la presa de Siberio y la bonita Casa del Junquillo así como todas las montañas y barrancos que nos rodean. Estamos en un mirador de lujo.
Subimos una pequeña loma para dirigirnos hasta la otra punta de la cima de la Mesa del Junquillo. Nos acercamos al borde izquierdo para ver desde arriba el serpenteo de la carretera que baja hasta la presa del Parralillo. Llegamos a la otra punta y tenemos un espectáculo de paisaje ante nosotros, el Roque Nublo, el Roque Bentayga, el Roque Palmés, el Roque del Cofre (conocido como Mulato también), el Carrizal de Tejeda y barrancos y montañas por donde se mire, una lástima que la calima nos estropeó un poco el paisaje pero aún así mereció la pena. También podemos ver el barranco de Siberio y la Casa de Juan Mateo, incluso si te fijas bien, a lo lejos, podrás ver el Caidero del Palmito.














Volvemos sobre nuestros pasos y vamos por la izquierda, por el lado contrario al que vinimos buscando una bajada decente. Es difícil de ver y es difícil la bajada, más que la subida. Vemos un mojón y bajamos campo a través hacia un barranquillo. Al llegar al cauce, aunque nosotros fuimos a la izquierda, hay una bajada más asequible por la derecha. Nosotros fuimos a la izquierda e hicimos una bajada bastante técnica y peligrosa que no recomiendo que la haga nadie y menos si está mojada. Entre pies, manos y el trasero en muchas ocasiones llegamos a una especie de explanada. Desde abajo se ve un gran solapón y por el otro lado al que bajamos nosotros se ve una alternativa más fácil.








Tenemos que seguir bajando campo a través unos metros más hasta enlazar con el camino de cabras sendero muy desdibujado que da la vuelta a toda la mesa. Es difícil de explicar reitero una vez más, incluso aquí la ruta se grabó algo mal también debido a la mala señal que llegaba. Se gira en una curva que hace el camino entre algunas rocas caídas, llegamos a un nuevo andén con un trozo de camino muy bueno. Nos encontramos con unos juncos debido a la humedad de la zona, una referencia para la bajada a la derecha en la que tendremos que usar nuevamente las manos y tener bastante cuidado.




El último tramo hasta la carretera podemos decir que se hace más o menos bien. El camino por unas partes es mejor y por otras peor pero se puede ir sin muchos sobresaltos. A nuestra derecha el bonito Barranco de Siberio. Al llegar a la carretera deshacemos el camino que hicimos a la ida hasta el coche. A la vuelta se puede parar en el Carrizal de Tejeda y en el mirador del Roque Palmés en el Toscón de Tejeda.











Si lo deseas puedes dejar un comentario, es importante para mí, si te gustó o no te gustó la entrada, si hay algún error o te ha sido útil. Gracias de antemano.
Si no quieres perderte ninguna actualización del blog me puedes seguir en Facebook o por correo electrónico.

- Distancia: 9,61 kilómetros.
- Duración: 5 horas y 23 minutos.
- Dificultad:  difícil.
- Ruta en PDF:  en el siguiente enlace se puede bajar la ruta en PDF.
- Recomendaciones: Llevar calzado y ropa cómoda y suficiente agua y comida. Llevar la ruta en el GPS o el móvil. No ir en épocas de calor ni de lluvias.

4 comentarios:

Juan Mederos dijo...

Preciosas fotos amigo. Es una zona de la isla que me encanta. ¡Ojalá pudiera haberte acompañado! Enhorabuena por el trabajo y sobre todo gracias por compartirlo. Un abrazo

Antonio Vera dijo...

Buenos días señor, muchas gracias. Busca un día y vamos ;)
Un abrazo.

Victor Luis dijo...

Ruta hecha con mi amigo Asier el martes 28 con muy buen tiempo pero sin querer la hicimos al revés y la bajada a la casa del pastor bastante complicada, por eso es mejor subir como lo hicisteis vosotros. La señal del gps se pierde con facilidad por la verticalidad de la montaña por todas sus vertientes por lo que resulta difícil seguir el track en los puntos mas delicados. Lo mejor seguir los hitos.

Antonio Vera dijo...

Buenos días Víctor, la verdad que hay una pared que hay que subirla fiándote de la adherencia de la roca. Bajarla, con lo vertical que es, seguramente da más vértigo.
Gracias por el comentario.
Saludos.