jueves, 16 de mayo de 2013

Tenoya - Auditorio Las Palmas de Gran Canaria

Puente de Tenoya
Puente del barranco de Tenoya
Desde el puente de Tenoya, en la carretera que une el pueblo del mismo nombre y Arucas,  se baja a el cauce del barranco y caminamos por él durante 2 kilómetros hasta el primer cruce.

Antes deberemos pasar por debajo del nuevo puente de la circunvalación, a tan sólo unos metros del antiguo, y entre varias  fincas.

Hay que estar atentos al cruce, cuarta foto, un grupo de unas diez palmeras junto a una casa sin terminar es una buena referencia para quedarse con él. El comienzo es de tierra pero luego pasa a ser un bonito empedrado y termina siendo cemento. Este camino o calle, por lo que he podido saber, se llama o llamaba "Camino a Gáldar", supongo que antiguamente era la vía de comunicación que había hacia el norte.



Cruce para subir a Tenoya

Empedrado del camino que sube a Tenoya
Se sigue siempre por la calle principal obviando una subida a la derecha y se llega justo a una iglesia o ermita desconocida para mí, ya que la iglesia de Tenoya que más se conoce es la que está justo al lado de la carretera. Tomamos la vía de la izquierda hasta la bifuración de la carretera y volvemos a tomar el camino de la izquierda hasta el fondo del barranco.

Durante este recorrido han instalado pequeños letreros informativos de la zona. En uno de ellos se puede leer que en este valle se encuentra la palmera canaria más grande de la isla, en medio de unos grandes terrenos de cultivos. Es muy grande aunque siempre había oído que la "palmera de paquesito", en Ingenio, era una de las más grandes, ahí ahí andará la cosa.
Por lo que leí aquí se cree que la edad de ésta última es de 500 ó 600 años y que tiene más de 40 metros de altura. Dos grandes de la naturaleza, esperemos que sigan muchos años así.




Cuando lleguemos al cauce nuevamente, deberemos girar a la izquierda y a 120 metros tomaremos por la derecha en otro cruce. Durante 1,5 kilómetros se anda por carretera y piedras de barranco hasta otro desvío, importante llevar la ruta en gps o al menos mirarla antes de ir y quedarse con el sitio.
Despues de un falso llano y una pequeña subida llegaremos el lugar conocido como Cuevas Blancas. Ascendemos la fuerte pendiente de asfalto y en la segunda curva sale un sendero por la izquierda que seguiremos durante 500 metros. Llegados en este punto subiremos una gran cuesta de tierra en línea recta hasta una pista de tierra superior y ya en la pista a la izquierda hasta la carretera que baja hasta Costa Ayala.

Cruzamos la carretera y seguimos de frente por el camino. Desde aquí hay bonitas vistas de la playa de las Canteras y de La Isleta que podremos apreciar durante un buen rato.


Recorrido un kilómetro llegaremos a unas antiguas fincas abandonadas, tomaremos a la derecha para tomar a los 100 metros otro camino a la izquierda, siguendo por éste sin coger desvíos y manteniendo la altura se llega hasta la carretera de servicio de los terrenos recién mencionados.
Ya en bajada y sin pérdida, obviamos desvios hacia las fincas que se ven claramente, se llega a El Rincón.

En el potrero de coches, se ve claramente cuando se desciende, tomar a la izquierda, se pasa por debajo del puente blanco de la autopista GC-2. Una vez en la carretera se gira a la derecha y a 400 metros está el Auditorio Alfredo Kraus

Datos de la ruta:
-Distancia: 11 km.
-Duración: 6 horas con muchísimas paradas y a un ritmo muy bajo por balización de carrera.
-Dificultad:  Fácil. Sólo hay que estar atentos a los cruces.
-Ruta:  ruta de wikiloc que grabé con el GPS.
-Recomendaciones:  muy importante llevar la ruta en gps porque en algunos puntos no es evidente el sendero o cruce. Llevar calzado y ropa cómoda. No ir si hace calor ni con poca agua. No hay cobertura en algunos sitios así que los mapas online no se pueden consultar, descargarlos antes de ir.

2 comentarios:

drguez dijo...

Chiquita paliza nos dimos ese día... ;o) Por cierto, me encantó la info y la foto de las palmeras.

Toni dijo...

Bueno para ver de que iba el tema no estuvo mal. Aunque fuera una paliza siempre se puede encontrar algo interesante como lo de las palmeras ;)
Saludos.