martes, 15 de marzo de 2016

Montaña de Agüimes - Morro del Cuervo - Morros de Ávila

Esta pequeña ruta de senderismo recorre el Paisaje protegido de la Montaña de Agüimes. 
Nuestro mayor interés se centraba en las visitas a las zonas arqueológicas de Morro del Cuervo y Morros de Ávila.
En el primero podemos ver algunos grabados en el risco, petroglifos con forma humana, siendo muy conocido uno de ellos como el "Hombre de Guayadeque" o el "Hombre de Agüimes" según donde se consulte se le da un nombre u otro. En el segundo de los yacimientos hay dos cuevas, una de ellas con varias estancias en su interior, con varias pinturas en forma de triángulos blancos y rojos.

Es una pena que aún estando declaradas Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica, estén tan expuestas a actos vandálicos y tan desprotegidas. Seguro que hay turismo arqueológico, o como lo quieran llamar, que le interesa este tipo de cosas, por buscar un motivo económico para proteger estos lugares. A veces dan ganas de no saber y no divulgar, no sabes si quien lo lee va con buenas o malas intenciones a estos sitios.


Desde la parte trasera del campo de fútbol de Agüimes andamos un poco a la izquierda para subir por la pista de tierra. Ascendemos a la derecha y por un camino desdibujado subimos nuevamente a la izquierda hasta una pista en buen estado. Remontamos la carretera de tierra hasta arriba del todo y, una vez en las antenas, nos desviamos a la derecha para visitar la Cruz de Agüimes, desde aquí hay buenas vistas de Agüimes, Ingenio, el Roque Aguayro y todo el sureste de Gran Canaria

Comienzo del camino detrás del campo de fútbol. Montaña de Agüimes al fondo

Subida a la Montaña de Agüimes
Subida a la Montaña de Agüimes

Cabras pastando en la Montaña de Agüimes
Cabras pastando en la Montaña de Agüimes

Vistas del sureste de Gran Canaria
Vistas del sureste de Gran Canaria

Vistas del Roque Aguayro a la izquierda y Agüimes, con calima

Cruz en la Montaña de Agüimes
Cruz en la Montaña de Agüimes
Volvemos hasta las susodichas antenas y continuamos de frente por la pista. Después de una pequeña bajada y subida nos encontramos con otro grupo de antenas. A los pocos metros finaliza la pista, comienza un camino a la izquierda de un cuadro de luz.
Descendemos nuevamente y entre tabaibas tardamos unos pocos minutos en llegar al Morro del Cuervo. Echamos un vistazo a los paneles donde están los petroglifos y nos vamos apenados por el vandalismo con el que ha sido tratado este yacimiento. Justo encima de los grabados se han escrito nombres y se han hecho rayones y en cambio en otras zonas de la pared donde no hay nada, no han escrito. Que triste la falta de respeto hacia la cultura de nuestros antepasados.


Agüimes a la izquierda, Barranco de Guayadeque centro e Ingenio a la derecha



Morro del Cuervo
Morro del Cuervo

Morro del Cuervo
Morro del Cuervo

Hombre de Agüimes o de Guayadeque
Hombre de Agüimes o de Guayadeque
Grabados aborígenes Morro del Cuervo
Grabados aborígenes Morro del Cuervo
Continuamos la marcha, enlazamos con el sendero por el que íbamos. Bajamos por un camino un poco estropeado,  pasamos por un estanque vacío y continuamos de frente hasta los Morros de Ávila. Esta formación rocosa la podremos ver a lo lejos durante gran parte del recorrido.
A los pocos minutos estamos en el lugar, la cueva de la derecha está precedido de un corral de piedras rojizas, por un pequeño agujero accedemos al interior de una cueva bastante grande.
Salimos y nos dirigimos a la izquierda, otra cueva con otro corral, en su interior varias dependencias y restos de pinturas blancas y rojas en forma de triángulos.

Morros de Ávila al fondo
Morros de Ávila al fondo


Cueva y corral en los Morros de Ávila
Cueva y corral en los Morros de Ávila

Cueva en los Morros de Ávila
Cueva en los Morros de Ávila

Cueva en los Morros de Ávila
Cueva en los Morros de Ávila

Cueva en los Morros de Ávila

Cueva y corral en los Morros de Ávila
Segunda cueva y corral en los Morros de Ávila

Pinturas aborígenes
Pinturas aborígenes en una de las cuevas de los Morros de Ávila

Pinturas aborígenes
Pinturas aborígenes en una de las cuevas de los Morros de Ávila


Después de subir a lo alto, desde donde vi uno de mis querido molinos en el cauce del Barranco de Guayadeque, volvemos sobre nuestros pasos hasta el estanque que vimos anteriormente. Hay que ignorar la pista de tierra que baja y el camino por el que vinimos e ir por otro camino que baja ligeramente mientras bordea la montaña.

Morros de Ávila
Vista de los corrales desde lo alto de los Morros de Ávila

Molino en el Barranco de Guayadeque
Molino en el Barranco de Guayadeque

Hay que estar atentos a un torreón de alta tensión, a los pocos metros de pasarlo hay que girar a la izquierda y continuar por el sendero. Pasamos justo por debajo de otro nuevo torreón y desde aquí ya comenzamos a ver las casas y las fincas bastante cerca. Más adelante hay varias pistas, quizás lo más directo es coger la de arriba y llegar hasta el punto de partida. Nosotros cogimos por debajo, al llegar a una finca ascendimos un poco más y desde ahí hasta una especie de parque inacabado. En unos minutos alcanzamos nuevamente el campo de fútbol desde donde salimos.


Segundo torreón al fondo por el que debemos pasar

Llegada a la especie de parque y campo de fútbol al fondo
Entre la calima y lo mal fotógrafo que soy no están muy allá las fotos, se intentará mejorar ;)
Si has hecho la ruta y encuentras algún fallo o está incompleta déjame un comentario por favor, si te ha gustado también. Gracias de antemano.

Datos de la ruta:
- Distancia: 6 km.
- Duración: 2'5 horas aproximadamente a un ritmo bajo.
- Ruta: ruta en wikiloc.
- Dificultad:  Fácil.
- Recomendaciones:  Evitar días de mucho calor. Llevar ropa y calzado adecuado.
- Fuentes consultadas: web del Ayuntamiento de Agüimes.

4 comentarios:

Juan Mederos dijo...

Una auténtica pena lo del vandalismo, amigo. Me apena ver que tanto cuatro toletes con su actitud abominable como la misma desidida de los organismos encargados de velar por estos tesoros patrimoniales haya ocasionado esto. Aún así, gracias por compartir esta ruta y sobre todo tus vivencias. Un abrazo compa.

Antonio Vera dijo...

Por desgracia hay muchos sitios echados perder. Sólo queda concienciarnos de su valor y transmitirlo a los más jóvenes. Aún así basta solo una cabeza loca para echarlo todo a perder. Gracias por el comentario. Un abrazo

Mª de los Ángeles dijo...

Gracias por compartir, Toni. ¡Cuánto me queda por conocer de la isla!
Un abrazo

Antonio Vera dijo...

Gracias a ti por el comentario ;) Siempre hay algún rincón por descubrir en Gran Canaria jeje Un abrazo.