martes, 29 de enero de 2013

La Lechuza - 7 Fuentes - La Lechucilla

Subida a Siete Fuentes
Esta nueva ruta de tarde tiene como salida el aparcamiento del instituto de la Vega de San Mateo, en la carretera que va hacia Tenteniguada y Valsequillo.
A 150 m. en dirección a San Mateo, en la misma curva, hay un desvío hacia La Lechuza y un cartel señalizando el sendero hacia 7 Fuentes, tendremos que seguir la carretera de asfalto que sube por la izquierda, foto de la derecha.

A los pocos metros comienza una rampa con un gran desnivel, hay muchos tramos igual de fuertes si se hace el camino desde el pueblo además de los que comentaré más adelante.




Vista de La Lechucilla
Al final de la dura recta de cemento llegamos a una curva y tomaremos hacia la izquierda, como referencia hay una tienda "Viveres Ojeda". En general el camino está muy bien señalizado con postes y señales de madera, a los pocos minutos encontramos otro más, subimos una pequeña cuesta de cemento que se convierte rápidamente en un camino que nos llevará hasta el Lomo de los Ingleses. Al ver la casa de la siguiente foto, me viene a la cabeza un artículo que leí en la revista PellaGofio sobre la Casa del Agua de La Lechuza y que había intentado encontrar sin éxito alguna vez en internet.

Cas del Agua Lechuza
La Casa del Agua de La Lechuza



A 300 m de esta casa con tanta historia, un nuevo poste nos saca del asfalto y empieza otro tramo fuerte por un sendero castigado por las motos y las lluvias, pero aún en buen estado si se sigue la parte original.





La parte más bonita del camino para mí comienza aquí, vistas increíbles hacia la costa y naturaleza en estado puro hacia la cumbre de Gran Canaria, con pinares y calderas volcánicas alineadas desde la zona más alta hasta La Isleta misma.

La Caldereta, una más

En continuo zig zag llegamos al principio del pinar y nos introducimos en él por una pista de tierra. Un nuevo cruce, seguimos rectos y nos acercamos cada vez más al bonito Roque Saucillo. A 400 metros nos encontramos con el desvío hacia la presa de La Lechucilla, destino final de nuestra ruta de tarde. Pasando la piedras en descenso.


Desvío para la presa a la izquierda, no coger el sendero que sube

Abandonamos la pista por la que vamos y cogemos un sendero que baja a la izquierda, hay una tubería oxidada (puede que no esté en el futuro ya que está suelta). El camino está bastante perdido entre la vegetación pero se puede llegar sin mucho problema. Desde el muro de la presa hacemos alguna foto de este bonito rincón y nos quedamos con algunas variantes para otro día con más tiempo.

Presa de La Lechucilla

Presa de La Lechucilla
Volvemos sobre nuestros pasos, llegamos hasta el cruce de la foto del desvío y seguimos bajando por donde vinimos.  Atención: esta parte para hacer la ruta circular ya no se puede hacer, gracias a un comentario me han avisado que han puesto una puerta y está prohibido el paso. Así que hay que volver por donde hemos subido.

En el siguiente desvío, que obviamos al subir, lo cogeremos por la derecha y bajaremos al barranco sin pérdida. La humedad contribuye a que haya abundante vegetación como estos bonitos Aeonium, de los que hay más de 30 especies en Canarias, algunas endémicas de las islas o incluso de alguna sola. A veces el camino parece que se pierde, pero si damos dos o tres pasos más veremos la continuación.

Aeonium


Una vez llegados al cauce continuamos por él, pasamos un pozo de agua y llegamos a fincas y casas. Continuamos por una carretera hacia La Lechucilla sin pérdida, siempre por la carretera general y hacia abajo, mirar la ruta que dejo enlazada y llevarla siempre en GPS.






Datos de la ruta:
-Distancia: 7,5 km
-Duración: 2,5 h. con varias paradas y a un ritmo medio.
-Dificultad:  Media
-Ruta:  enlace a la ruta de wikiloc que grabó Martín con el GPS. Ya no se puede hacer circular como nombro en el texto.
-Recomendaciones:  llevar la ruta en gps y calzado cómodo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Este fin de semana hice esta ruta. Todo iba genial hasta que en la bajada para ir a la lechucilla me encontré con una puerta de hierro y un cartel de prohibido el paso. Aunque tuve que volver por donde había venido, me encantó el paseo, y sobretodo, la tranquilidad del lugar.
Saludos, Cristian.

Antonio Vera dijo...

Muchas gracias por comentarlo Cristian, actualizaré el post y lo pondré para que no le pase a otras personas. Este comentario es de gran utilidad.

Saludos.